Saltar al contenido

Nuevo tipo de LiFi: descargas a 40 Gbps

22 marzo, 2017

Hace algún tiempo te contábamos que el futuro del WiFi tenía los días contados para dar paso a una nueva tecnología llamada LiFi. Pues bien, los estudios realizados con respecto a este tema han ido avanzando y, ya tenemos una estimación en tiempo de cuándo saldrá esta nueva tecnología.

Un equipo de investigadores de la Universidad Técnica de Eindhoven en Países Bajos ha desarrollado un nuevo tipo de LiFi que utiliza la luz infrarroja en lugar de bombillas LED para transmitir los datos. Se ha demostrado que ofrece una velocidad de conexión de más de 40 Gbps (100 veces más rápida que el mejor WiFi) y además tiene la ventaja que la red nunca se sobrecarga.

El LiFi fue inventado en 2011 por el profesor Harald Hass de la Universidad de Edimburgo. Logró demostrar que a través de la luz era posible la transmisión de datos con tan sólo un parpadeo prácticamente imperceptible de las bombillas LED preparadas para ello. Pues bien, como todo en la vida, todo progresa y ahora se ha determinado que es mucho más eficaz si se transmiten los datos a través de luz infrarroja.


El principal problema que existía en el LiFi tradicional (el inventado por Harald Hass) es que al tratarse de rayos luminosos, no se podía atravesar las paredes. A pesar de obtener velocidades altas, tenía que existir una relación directa entre el emisor y receptor de datos.

¿Por qué es tan eficiente el LIFi?

Ahora, sin embargo, con el nuevo avance de este equipo se ha conseguido superar las barreras de las paredes gracias a la utilización de luz infrarroja (inofensiva para la salud) en lugar de bombillas LED. Además este nuevo sistema LiFi, es simple y barato de instalar. Los datos se transmiten de manera inalámbrica a través de un par de antenas de luz centrales, ubicadas por ejemplo en el techo, que son capaces de dirigir de manera precisa los rayos de luz suministrados por una fibra óptica.


tecnologikos-lifi-01

El sistema no contiene partes móviles, no necesita mantenimiento ni energía. Las antenas disponen de un par de rejillas que irradian los rayos de luz infrarroja a diferentes longitudes de onda en múltiples ángulos. Por esto, no hay interferencias en la señal: si nos moviéramos fuera del alcance de una antena pasaríamos a estar cubiertos por la siguiente. Además, cada dispositivo puede tener una asignada una longitud de onda para no tener que compartir capacidad y no sobrecargar nunca la red LiFi.

En las primeras pruebas se ha visto que los datos se mueven a 42,8 Gbps en una distancia de 2,5 metros (100 veces superior a la mejor conexión WiFi disponible en la actualidad que son 300Mbps)

Se espera que esta tecnología se vaya implantando y llegue al mercado en un periodo de unos cinco años aproximadamente.