Saltar al contenido

Super mCharge, el nuevo dispositivo de carga de Meizu

Esta mañana hemos asistido a una de las presentaciones más concurridas de las que hemos ido hasta ahora. A las 10 de la mañana (hora española) daba comienzo la rueda de prensa que Meizu ha querido ofrecer para dar a conocer su nuevo dispositivo de carga: el Super mCharge.

Había tantísima gente que nos ha sido prácticamente imposible tomar alguna foto decente de lo que se estaba presentando. Os hemos dado una primicia en Facebook (si no nos sigues, ya sabes jajaja). Ha sido al final cuando hemos podido hablar tranquilamente con los representantes de la firma china.

Pero ahora, dejo de contaros ‘batallitas’ y voy con la información de verdad.

Super mCharge: Completamente cargado en tan sólo 20 minutos.

Después de un año de investigación, Meizu, ha logrado el sistema de carga de la batería más eficiente de todo el mercado actual. Consigue cargar sus terminales en sólo 20 minutos de reloj. Quizá suene raro y seguro estás pensando las altas temeperaturas que alcanza el terminal o el cargador si esto es posible. Pues bien, Meizu ha pensado en todo y gracias a la optimización del algoritmo que esconde Flyme, su capa de personalización, ha conseguido que la temperatura no supere los 39ºC. Quizá parezca mucho pero recuerda que la temperatura de un humano se sitúa en torno a los 36ºC. Así que este sistema de carga, además de innovador, es seguro.

La anterior estructura de carga, según apunta explícitamente Meizu, era compleja e ineficiente. Sin embargo, con esta mejora en la arquitectura, han conseguido alcanzar un porcentaje del 98% de eficiencia.

Para completar el puzzle que conforma esta nueva invención, han remodelado el cable. Ahora es capaz de llevar hasta 160 W de potencia. Una pasada, ¿verdad? Aseguran también que la batería de los terminales que la lleven soportarán más de 800 cargas y descargas completas. Por ello, la vida útil de la batería duraría más de dos años. Resumiendo: mayor capacidad, eficiencia más alta, más pequeño y seguro. ¿Qué más se puede pedir?